Blogs

Brillante ausencia ante pérdidas por Hanta

El efecto difusón del Hanta y su impacto al comercio, al cuentapropismo y a la actividad privada en La Comarca.

Atràs quedò el económicamente inexistente verano 2019 pero no las consecuencias ocasionadas a quiénes no gozan de un sueldo ya sea del Estado o de un Banco o de una importante empresa monopòlica.
Desde ya que, ante el fracaso de la temporada turística, brillan por su ausencia señales que puedan estar indicando que esta situación (y sus alcances) haya podido ser dimensionada por quiénes se encuentran a cargo del Estado. Seguramente de algún alivio sería que los vecinos estuvieran percibiendo acciones tendientes a infundir esperanza, es decir que las familias afectadas en su actividad privada y sus inversiones pudieran notar que las autoridades se han dado por enteradas de lo sucedido y en base a ello haber planificado de qué manera han decidido acompañar con alguna clase de medida compensatoria y no en cambio estar dejando la desamparante sensación de que su rol y todas sus obligaciones se hayan reducido simplemente al cuidado de obtener indexada su recaudación tributaria.
En el actual contexto esta omisión termina por conducir a mucha gente y a muchas familias hacia el abismo emocional y económico donde la caída resulta en pérdidas de fuentes de trabajo de los mismos emprendedores y/o de sus empleados.
Cabe preguntarse si las diferentes autoridades no han llegado a dimensionar las consecuencias ocasionadas por la baja resultante de una temporada, en nuestra Comarca, cuya afluencia turística ha mermado entre el 80 y el 90 por ciento o si probablemente el comercio junto a todo su colectivo de prestadores no ha sabido explicar ante los referentes de la política, el contundente daño sufrido por cada familia de cuentapropistas de la región.

.......por Adrián Streit:

EDITORIAL "Entre la libertad y la circulacion vial"

"O te parte la realidad o te fractura el auto la loma de burro"
Para circular por nuestras calles y rutas es tarea indudablemente complicada, la del Estado, compatibilizar las necesidades de todos, es decir conductores experimentados, conductores jòvenes, conductores responsables y conductores descontrolados
Es al menos arbitrario la medida tomada por las diferentes administraciones debido a la abrumadora inclusiòn de reductores de velocidad por los diferentes puntos de acceso y de circulaciòn tanto dentro como fuera de las ciudades. Discutible al menos serìa la necesidad de consensuarlo y que no termine (como hasta ahora) resultando de la decisiòn arbitraria de cada administrador de turno. Habrìa al menos bastante para conversar acerca de porquè los conductores responsables, quienes respetan normas y cartelerìa de reducciòn de velocidad, tienen que verse afectados por una cantidad de lomas de burro siendo que ademàs, muchas de ellas, son de esa calidad de tipo barra durìsima amarilla -destructora de suspensiones y deformadoras cubiertas- que deterioran la amortiguaciòn y el sistema de tren delantero y trasero de nuestros vehìculos sin que nadie -a la hora de resolver las roturas- se solidarice con los conductores que con propio esfuerzo mantienen el costo de sus unidades en buen estado dia tras dia.
Por otra parte cabe señalar que, sin duda alguna, un conductor experimentado puede perfectamente ir conduciendo mientras en su mente pueden ir brotando ideas -si es que se quiere aceptar plantear ello sin mentirnos- a la vez inmersos en un estado que simultaneamente nos permite ir organizandonos dentro de un fluir de pensamientos y en donde claramente existe algo de vuelo creativo. Sin embargo, cada vez que uno logra algo de ello, algo de paz, algo de tranquilidad y sintonìa en etas cuestiones tan personales como indescriptibles, viene la gran sorpresa de que nos estamos tragando (morfando) una loma de burro que no solo parte al medio nuestro vehìculo sino que a la vez nos pone a darnos cuenta que como sociedad no estamos permitiéndonos ningùn espacio para fluir y respirar.
Hay una pregunta que me resulta fundamentalmente ya que va respecto de la calidad de vida que nos vamos a ir recetando o imponiendo, pues creemos ir mereciendo en cuanto a nuestros intereses comunes, que resulta en un fuerte cuestionamiento en el sentido de plantearnos hasta donde seremos capaces de avanzar en el sentido de continuar menospreciando nuestras libertades. Realmente me lo pregunto cada dìa al ver còmo, entre otras cosas, nos la pasamos haciendo fila para pagar cuentas desmedidamente aumentadas o para la espera en hilera interminable del Banco en donde cuentan con guardias entrenados y atentos, a que mientras estamos esperando ser atendidos, no podamos contar siquiera con la libertad de enviar un mensaje de texto o contestar nuestros telefonos celulares... en fin la lista de injusticias que nos vamos masticando sin digerir a diario es interminable. Dado ello voy a considerar que la cuestiòn està planteada a efectos quizas de permitirnos refexionar acerca de, si ademàs de brindarnos cada uno a si mismo la libertad interna que cada quien estima merecer, no podrìamos estar tambièn atentos a valorarlo desde las normas y desde los espacios fèrtiles que ellas vayan generando, quizas lograr un efecto mas relajado, mas respirable con más ganas de sonreir.

Nuestra vulnerabilidad frente al turismo

La vulnerabilidad de El Bolsón y La Comarca Andina”
“NOS DEBEMOS ANALIZAR Y REFLEXIONAR ACERCA DEL ELEVADO Y EVIDENCIADO NIVEL DE SENSIBILIDAD QUE PADECEMOS EN CUANTO A LOS FACTORES QUE VIENEN HIRIENDO AL DESARROLLO DE NUESTRA INDUSTRIA TURISTICA Y CON ELLO EMPOBRECIENDO LA ECONOMIA REGIONAL Y LAS FUENTES DE TRABAJO”
En un rápido repaso de nuestra historia como destino turístico vemos claramente que, en cuanto a los rendimientos objetivamente esperados durante los últimos 25 o 30 años para cada una de las diferentes temporadas turísticas con su posterior resultado, solemos caer cada año en la tentación de lanzar una especie de veredicto que podríamos sintetizarlo en esta frase (palabra mas o palabra menos) “todo pintaba bien pero otra vez sucedió algo que nos terminó perjudicando la temporada”… La pregunta que prosigue sería: ¿Sucede algo tan tremendo, tan nocivo realmente o nosotros nos prestamos como vehículo para que ello suceda? Obviamente que no vamos a poder en la mayoría de los casos evitar ser alcanzados por fenómenos y circunstancias de orden nacional o mundial, pero sí en cambio, quizás, analizar que en algunas condiciones que afecten (en Argentina hay muchas) la economía nacional, podamos adelantarnos y utilizarlas a nuestro favor para con cada fenómeno intentar al menos captar turismo que nos permita mejorar los rendimientos económicos de las distintas temporadas o al menos minimizar sus efectos negativos.
Todo lo antedicho, llamativamente parece no ser suficiente motivo aún para que nuestra comunidad salga de su masoquista zona de confort y se aboque a realizar trabajos de consenso previos a cada verano. Obviamente ahora no contamos con estrategias que nos ayuden y por consiguiente quedamos expuestos en la previa a cada temporada al fantasma de “¿qué nueva calamidad es lo que ahora va a suceder?”.
En cuanto nos vayamos dando cuenta y nos pongamos en marcha, trabajando seria y maduramente de manera creativa previo a cada temporada, antes iremos sumando experiencias que nos mejoren rentabilidad o al menos atenúen o minimicen aquellos efectos que alternativamente venimos sufriendo.
Intentando salir del dramatismo o de una mirada recurrentemente pesimista debido a esa sensación tan popular, tan escuchada, tan pensada por tanta gente, de que “todo nos pasa a nosotros” nos daríamos cuenta de que no siempre pasa algo que nos arruina la temporada sino que a veces no pasa nada raro y todo sale mas o menos bien. Dado ello entonces podríamos remplazar aquella expresión por otra que sea más objetiva o más acertada o menos dramática que diga: “muy seguido sucede algo, en el verano o previamente, que nos implica la merma o el fracaso de los ingresos por turismo”
Comparativamente si analizáramos a otras regiones que cuentan al turismo como recurso económico central, como nosotros, veríamos que sus niveles de vulnerabilidad son mucho más bajos que los nuestros.
Interesante sería ensayar al azar y pensar cuáles fenómenos atípicos o no buscados podrían acontecerles particularmente a otras regiones del país, por ej a Mar del Plata, la Costa Atlántica, Las Grutas, Sierras de Córdoba, Jujuy, Mendoza, Bariloche etc. Si bien puede ser que en alguna temporada en particular a ellos también les trascienda alguna calamidad o catástrofe, su falta de recurrencia de fracasos temporada tras temporada, hace suponer que allí los diferentes sectores sociales manejan algún tipo de “acuerdo social” por el cuál se protegen de ser blanco de los posibles y variados tipos de boicot (o auto boicot) que hoy en día surgen a partir –entre otras cosas- de las erradas maneras de difundir noticias, o de lanzar en crudo informaciones locales que terminan sirviendo a prestarse a que otros competidores sin piedad o intencionalmente las difundan generando daño en nuestro nombre. Plantearnos el efecto veloz de propagación de las noticias debido a las redes sociales, como excusa o como algo nuevo imposible de atajar, comienza a verse como una infantil treta autoinvocada convincentemente para no asumir nuestra desidia o nuestra ingenuidad e inoperancia pues la invasión de la veloz virtualidad ya no es algo nuevo sino que lleva varios años evidenciándose como condimento trascendente de una nueva realidad que vino para quedarse.
En todas partes pueden suceder cosas desagradables o daños no deseados tal cual sucede actualmente: puede haber inseguridad en las calles o en las playas o en los diferentes recorridos turísticos, o puede haber casos de Hanta o algún otro tipo de enfermedad, o incendios huracanes, volcanes e inundaciones, o gente en marchas reclamando, o corrupción política entreverada con millonarios intereses que terminan influyendo en una utilización cuestionable de las fuerzas de seguridad como lo fue en su momento nuestro autoadjudicado caso Maldonado. En muchos lados puede haber reclamos por tierras o desalojos conflictivos, pero ninguno de estos fenómenos ni otros termina por arruinarles sistemáticamente cada temporada como lo hacen con nosotros.
Aquí vienen siendo innumerables los factores que terminan repercutiendo en resultados que espantan al turismo siendo que algunos de ellos se evidencian como llamativos síntomas de nuestra incapacidad para comprender el valor que tiene el turismo como recurso, ya que contribuye a mejorar ingresos de mucha gente que no cuenta con sueldos del Estado, pero que a su vez con sus impuestos de alguna manera banca y sostiene al Estado para que pueda pagar esos sueldos. Cabe destacar –ya que viene al caso mencionarlo- que esta ausencia de conciencia acerca de ello está siendo vista por los emprendedores privados como algo que al menos evidencia una patología del sector público de nuestra sociedad, resultando éste victimario del sector privado y así generando un infartante efecto de pisada de elefante sobre el pecho de cada emprendedor o prestador de servicios privado.
Quizás no sea posible resolverlo fácilmente pero indudablemente que encararlo, pensarlo, masticarlo y digerirlo está en nuestras propias manos.

Entre ambas orillas de la grieta està el bien común

Actualmente en Argentina se viven a diario acaloradas discusiones que -no sin falta de respeto- se llevan adelante en cada familia o en cada encuentro de amigos.

Defender al anterior gobierno puede estar apoyado, a veces, en atacar al actual mas que en argumentos propios o, de otra forma, cuestionar la década ganada o perdida puede estar abonado por certezas de corrupción más que en explicar de donde fue que surgieron aquellos recursos que se pudieron haber socializado, de qué forma se lo hizo o si no se supo aprovechar como hubiese correspondido.

Mientras ello transcurre, la vidriera de la realidad nos demuestra que los pobres siguen sin soluciona sus problemas, que sin importarle al poder, los sectores concentrados de la economía mantienen sus privilegios y pujan por mas dinero en cada pulseada, que los jueces no dan justicia justa ni la dan en tiempo y forma pero mientras, tienen sueldos abundantes cubiertos de manera vitalicia de toda quita y por todo aporte que pudiera corresponderles. Que los demàs funcionarios y senadores y diputados arman sus ingresos a piachere (a gusto de su propio dedo), a costillas del hambre y de necesidades del pueblo sin ceder ni siquiera por la solidaridad que pudiera corresponderles ya que, en definitiva, su labor no fue ni suele ser tan eficiente como para haber logrado mejorar el bienestar de la gente sino al contrario. Pero no señores pues todos sabemos que ellos hacen los mocos y nosotros los pagamos y les retribuimos caros sus honorarios para que nos los hagan comer. Que quienes nos empujan a esa discusión que parece permitir solo el blanco y el negro son ademas quienes van armando la tensión política (la van generando como modo de retroalimentar la necesidad de la existencia de unos y de otros) mientras las consecuencias de sus conductas nos afectan y retrasan a todo el conjunto de la sociedad. Serà necesario -aunque no pareciera que vaya a suceder- que los polìticos se pongan de acuerdo, se calmen un poco y puedan por un tiempo llamarse a silencio para que -además de su propio egocentrismo- a los argentinos puedan sucedernos otras cosas que no pasen presisa y monopolicamente por sus acciones ni sus intentos de acumular más y más poder. En todas estas descripciones hay un factor común que seguramente como hilo conductor nos va transportando en el tiempo. Creo que ese factor esta relacionado a la inmadurez y al egoísmo de estos seres siniestros que actùan como si el pueblo y el paìs les interesara.

Parecería tirado de los pelos (aunque debería ser lo que corresponda) que por ejemplo nuestros funcionarios que integran los tres poderes y los cargos pùblicos, un dia se levanten de sus cómodas posiciones, y acepten (se den cuenta) que sus ingresos deben cotizarse en concordancia razonable con respecto a los ingresos de los demás ciudadanos a quienes dicen representar. Que todos ellos quienes, loca e injustamente por ahora, arbitran y deciden sus propios ingresos a espaldas de la sociedad, hasta tanto la eficiencia de su labor no redunde en bienestar de la ciudadanía, puedan aceptar que las erogaciones que significan sus ingresos puedan ser bien discretas y desde ya mucho más austeros en sus gastos, ya que ellos mismos en gran parte son artìfices de nuestro malestar, son ellos precisamente los extremos que suelen generar la tensión política que debemos fumar el resto.

¿Podràn darse cuenta de ello y podran ademàs considerar que ninguno de ambos bandos (o socios) son el ombligo del mundo y que, además de si mismos, estamos y existimos el resto de los mortales que, bien se nota, no nos sentimos cómodos con nada de lo que producen y menos con la tensión permanente que generan entre una orilla y la otra de la grieta?

Serà necesario entender tambièn, por otra parte, la sociedad en general que además del derecho al reclamo tendrà que saber exigir una pacífica y austeridad política y que por ejemplo en temas como la inflacion deberà participar más activamente por ejemplo no comprando aquellos productos que nos parezca hayan tenido aumentos desmedidos, presionando asi a los formadores de precios para que deban bajarlos o comerselos. Desde la ciudadanìa alguna vez conectar y dejarles en claro a los históricos protagonistas de los extremos -por su modo violento de concebir la política (casi ausente de la conciencia del resto) - que por sus conductas ansiosas de revancha no permiten espacio para la pacificación que trae la obra del tiempo y el diario transcurrir, y así entre todos poniendo algo de si ayudarnos a ir consolidando en paz nuestro Estado de Derecho y nuestra maduraciòn con la mirada puesta quizas en sociedades que a estas alturas de la humanidad ya han aprendido el significado de la frase "el bien comùn"

GENOCIDIO DE NATURALEZA Y BOSQUE NATIVO

LA COMPULSION A LA REPETICION OTRA VEZ AFLORA COMO CRUELDAD EN LA ARGENTINA

Aún hoy -en nuestro país- se está discutiendo si quiènes por mirar para otro lado o por decir "yo no sabía entonces lo que estaba sucediendo" fueron en alguna medida còmplices de la dictadura militar, quedando ello en una parte del pasado que sea como fuere se nos iría de las manos cualquier idea para encontrar consenso.. Pero en este "aqui y ahora" acaban de incendiar -por accion u omision- entre 30 y 50mil has de una provincia argentina y estamos viendo cómo los canales nacionales tanto privados como del Estado no han dado los espacios necesarios para mostrar la proporcion de èsta catàstrofe ni la justa e imperiosa necesidad de investigarla. Podemos inferir de ello (si pretendemos no ser ingenuos) que, de este genocidio de bosques y naturaleza, son (entre otros) "LOS MEDIOS" actuales còmplices y partìcipes necesarios. Como asi tambièn lo està siendo toda la GENTE que se hace la QUE NO PASA NADA o como si esto no estuviera sucediendo. (¿serà la compulsion a la repeticiòn de nuestra sociedad argentina presentandose con una nueva careta? )

INCENDIOS CATARTICOS...por Adriàn Streit

A mi gente, a mis amigos, a mis vecinos. Quiero decirles que -hoy feb 2015 siglo 21- el tema ecologico es mas que importante, es tan escencial hoy dìa que merece, requiere y amerita que toda la comunidad trabaje y trabaje de forma permanente movilizada a traves de organismos ecologistas. Pero eso no sucede, siempre quedan participando 4 u 8 en las comisiones directivas y todo el resto atrapado en su propia coyuntura y en su propia hipnosis edonista de consumismo, no se llega (no llegamos) a registrar lo excluyente que resulta la necesidad de esta participacion activa, la imprescindibilidad de cada una y de todas las presencias reales y concretas. Solamente cuando muchos mas lleguemos a comprender eso, recien ahi estaremos en la puerta de la posibilidad de generar o de quizas "imponer" polìticas de prevenciòn y de reconstruccion medioambientales. Lamento si duele pero de no darnos cuenta, cada vez irà doliendo mas.

Censurar obras de arte es regresar a los más anacrónicos tiempos

Contamos que parece hay una movida que -entre otras cosas- está agitando y pretendiendo que se ordene quitar un cartel de nuestra Feria Regional de El Bolsón, cuyo pecado mortal parecería ser que en la imagen de la remera que allí se ve, muestra hojas de canabis
Por si el tema interesa convendría pensar lo siguiente
Pedir imponer que esas hojas sean borradas o suprimidas de una obra de arte (o tapadas o eliminada la mismísima obra) es similar a lo que le hicieron hacer en sus esculturas al gran maestro Miguen Angel cuando le mandaron a "vestir" las figuras de sus obras para con ello invisibilizar los genitales. Ya es bien sabido que en esas épocas de inquisición lo mismo sucedía con tantos otros artistas que -desde ya- hoy son mas que valorados y reconocidos,. Evidentemente que en la actualidad (creo) -y por suerte- es claramente entendido que aquellas órdenes que emanaban de aquel sistema de poder fueron justamente condenadas por aberrantes ya que las mismas, además de pretender desviar las libertades del artista, solo demostraban la impotencia de aquellos representantes de un estado responsable de corrupción, perversión como así de los asesinatos y tortura de tanta gente. Actualmente cualquier similitud con aquellas épocas de supresión de libertades daría por resultado para El Bolsón y toda la región la configuración de un estigma mas que retrógrado. Sería un suicidio colectivo de nuestra propia imagen pretender hoy volver a semejantes ideas represivas o censuradoras.
Por ello esta comunidad no debe permitir despropósitos de estas características pues nuestra zona pasaría de significar lo que hoy de alguna manera es "símbolo de paz, libertad, libre pensamiento, libre expresión, entusiasmo por el arte, etc" para pasar a ser vista (o temida) como "símbolo de retrogradismo cultral y represión"
Resolver un error antes de cometerlo es una buena solución.
...(Adrián Streit)

LAS POSTURAS IRRECONCILIABLES Y LA TEMPORADA TURÍSTICA

En un contexto en donde -como siempre- las consecuencias de nuestra economía nacional y sus implicancias lleva y trae a nuestra zona, turismo argentino o extranjero, nosotros aquí en la región no debemos subestimar el bienestar que ello nos pueda sumar o, en su defecto, restar.
Si bien hay importantes sectores de nuestra población que viven de los ingresos que les aportan sus sueldos provenientes del estado, hay otros que no pueden prescindir de los recursos que vaya a arrojar la actividad de nuestra economía regional, ya sea proveniente del turismo, del comercio, de la artesanía o bien de cualquiera de nuestras producciones locales. Subestimar la importancia que ello conlleva significaría condenar a muchos vecinos de la zona a tener que atravesar el próximo invierno en condiciones desesperantes. Desde ya -como mínimo significaría- atraso, dolor, hambre y postergación.
Independientemente de cualquier análisis acerca de la situación que nos brinda nuestra economía nacional, es por demás obvio que en nuestras comunidades deben llevarse adelante estrategias tendientes a cuidar el recurso turístico y productivo, para lo cual -entre otras cosas- es necesario y fundamental cuidar la imagen que damos hacia afuera.
Dado que en este momento las familias argentinas están comenzando a pensar en La Comarca Andina como opción de destino vacacional, es que nuestra atención y cuidado deberá considerar la prioridad que significa entender que lo que haya para mostrar no deberá ser conflictivo ni violento ni -mucho menos- fundamentalista.
Quienes se preocupen por los acuciantes temas de seguridad o por los postergados temas, como por ejemplo acerca del marco necesario que deba dársele al tema de la tenencia u ocupación de la tierra (o por el tema que fuere), deberán tener en claro que con sus acciones nos envuelven a todos. Que usar a los medios nacionales masivos para mostrar como en una vidriera nuestros conflictos, no es la estrategia adecuada para generar la atracción de familias de potenciales turistas que quieran o se encuentren considerando venir a visitarnos.
Las posturas extremas o las polarizaciones que fue generando en la comunidad Bolsonera el tema de "Laderas" fue tiñendo (y tiñe) todos los análisis acerca de cualquier problemática que se ha ido suscitando o queriendo atender. Desde ya que, con ello, se ha dificultado llegar a conclusiones mas o menos objetivas y mucho menos sensatas o consensuadas. No sea cuestión que por las broncas o resentimientos que pueda producir cualquiera de ambas posturas visiblemente opuestas respecto del tratamiento al Cerro Perito Moreno o a cualquier otro tema, puedan generarse luchas y acciones que terminen por mostrar hacia afuera ciertos comportamientos talibanescos, con ello producir una imagen que signifique propaganda negativa y así perjudicarnos a todo el resto de los vecinos de la región.

...por Adrián Streit

Seguridad, Intendencia Bolsonera, Laderas, Coopetel....etc

Amigos y vecinos quiero esta vez darles una opiniòn en pocos renglones.
Necesito decirles que, en El Bolsòn actual, es muy poco lo que uno en palabras puede aportar a tanto despropòsito acontecido hasta hoy..
Que por la preocupaciòn demostrada a raìz de la problemàtica de seguridad (ya sea que se hable de ello o del tema que fuere) realmente lo que hay detràs es una encarnizada disputa subrepticia por "Laderas", y esta controversia atraviesa y tiñe conflictivamente todas las luchas y todas las discusiones. Empaña y mancha toda posibilidad de generar ideas aliviadoras o acuerdos.
Se los digo de onda a quienes por ingenuidad aún no lo están detectando.
...........Adrián Streit

HUMO NEGRO EMANADO POR CAÑOS DE ESCAPE

ORIENTADO A LOS MUNICIPIOS DE LA COMARCA ANDINA DEL PARALELO 42 Y A SUS CONCEJALES.

(IDEA PARA ELABORACION DE PROYECTO DE ORDENANZA ECOLOGICA)

Indudablemente contaminante es lo que vemos, olemos y padecemos a diario -en las calles, veredas y rutas de la región- dado el humo negro proveniente de vehículos emanando aceite quemado o combustibles crudos que irresponsablemente echan hacia el aire que todos respiramos. Obviamente pone en juego nuestra salud.
Ese humo negro nos ingresa -a quienes estamos dentro de otro vehículo- por las ventanillas o por las entradas de ventilación del habitáculo, ya sea mientras vamos transitando a la par o estamos en alguna fila detrás de algún vehículo en malas condiciones. Ejemplo cotideano de ello son algunos transportes públicos o camiones como así también unidades de uso particular.
Luego, al igual que a los transeúntes, -ese veneno- nos ingresa directo al cuerpo mediante nuestro sistema respiratorio.
Sin explicar más acerca de este despropósito injustificable que nos toca vivir, paso a explicar una solución que –por otra parte- resulta muy buena para todos los sectores involucrados siendo que además un proyecto así, de pretender llevarse a la práctica, no correspondería objetarlo. Sí en cambio podríanse aportar ideas a fin de optimizarlo
LOs que se van a beneficiar:
Los propietarios de esos vehículos ya que podrían fianaciar la reparación de su unidad evitando asi continuar en el círculo vicioso de malgastar sus recursos en aceites desperdiciados por sus motores; los vecinos de la región quienes actualmente estamos obligados a ingerir ese humo de forma compulsiva - es decir- la comunidad; nuestro tan alabado y promocionado medioambiente que recibiría menos carga contaminante; nuestro marketing turístico y por ende nuestra industria del turismo ya que actualmente esto significa indudablemente una pésima propaganda; aquellos municipios que adopten la idea y sepan justificarla explícitandola dado su valor ecológico siendo que ello pueda ser tomado -desde una visión externa de nosotros- como un punto de vista que ejemplifique y pueda hacerse creíble "que en alguna parte del país se puede ir señalando un camino hacia los incentivos en favor de políticas que prioricen el medioambiente", y por último para los talleres mecánicos que tendrían incremento en la demanda de su mano de obra, los vendedores de repuestos que aumentarían sus ventas como así también se beneficiarían sus proveedores y -desde ya- los organismos recaudadores nacionales municipales y provinciales. Es decir que (excepto a los necios) nos conviene a todos.
¿De que se trata el proyecto? Y algunas consideraciones necesarias

COMO HACERLO:
El municipio financiaría las reparaciones, a los infractores (contaminadores) que manifiesten no contar con los recursos económicos necesarios para los arreglos mecánicos, y se haría con la siguiente filosofía:
A dichos propietarios se les otorgaría un crédito prendario para que con ese dinero arreglen la unidad -la cual- obviamente quedaría prendada.
Los propietarios de las unidades defectuosas deberán acercar al municipio por escrito un presupuesto que explique el monto requerido para adquirir los repuestos y contratar la mano de obra necesarios para dejar la unidad en condiciones óptimas.
El dinero –que aportaría o administraría el municipio- provendría –por ej- de un fondo creado especialmente a tales efectos para que –además de prestarlo- pueda ese dinero a futuro ser restituído y reutilizado hacia otras unidades que puedan ir apareciendo en mal estado, es decir que el reintegro del crédito por parte de los tomadores deberá estar garantizado a valores reales garantizando las reglas de juego que el monto requerido en el presente no vaya a resultar esmerilado el el futuro por la inflación o por pirueta alguna de nuestra malacostumbrada realidad.
Con esta instumentación no quedarían excusas para que, en la comarca, este problema siga dañándonos, tanto en el presente como así también a futuro..
Se deja especial acento en que el interés que fuese a aplicarse sobre el capital financiado sea el mínimo posible pero, a la vez, termine resultando que puedan recuperarse con su devolución los valores reales al obtener la devolución total del mismo.
Podría pensarse que el organismo de crédito sea el mismo municipio o banco o fondo fiduciario, o lo que fuera adecuado. Se obtendría entonces la devolución de los recursos actualizados - es decir - que no habría subsidio real ni encubierto como así tampoco una fuerte carga de intereses sobre el tomador del préstamo. Simplemente debería buscarse la devolución del capital a valores reales calculando las cuotas, a pagar por los tomadores, inteligentemente pensado para que no devenga en usura como así tampoco en un subsidio encubierto que termine resultandos progresivamente en la dilución de dicho fondo.-.

¿Como llevar a la comunidad a cumplirlo obligatoriamente?
Luego de anunciarlo se podrá dar un plazo o beneficios para aquellos contaminadores que resuelvan presentarse espontaneamente a acogerse al plan. Luego de ello los puestos de control policial, gendarmería y municipales deberán parar a los vehículos que transiten evidenciando una inapropiada combustión. Al ser verificada tal situación como así solicitar la documentación de dicha unidad, se le labraría un acta en donde (sin cobro de multa) se le advertiría al propietario que deberá resolver el tema mecánico que genera esas descargas tóxicas. Por ejemplo –en esa instancia- podría dársele unos 30 días de plazo mientras se lo ingresaría informáticamente a un sistema en donde -de ser detectado pasado los 30 días sin haberlo resuelto- se le secuestraria el vehículo hasta obtener el pago de una cifra multa importante. Luego podría otorgársele otros 30 días luego de los cuales, de repetirse la infracción, ya el vehículo quedaría secuestrado definitivamente hasta que la concreción del arreglo mecánico necesario pueda garantizarse fehacientemente.