Blogs

OCTUBRE ES VERANO (Editorial 12 Set 2021 por Adrian Streit)

“El compromiso y la obligación de no pinchar lo comercial”

Quienes dictan normas de gobierno desde todas las esferas estatales ya sea municipal, provincial o nacional, han quedado encerrados entre la pandemia y sus comportamientos personales ya puestos ante la vidriera de la sociedad.

En todos los sectores se han ido dando casos en donde cada persona ha ido optando entre la responsabilidad y la transgresión. Los ciudadanos de a pie, en su mayoría, han ido acatando mientras se daban a luz malos ejemplos venidos de quiénes debieron haber sido un faro en el comportamiento.

Dado el contexto y la manera perversa en la cual a la actividad privada se la ha ido cargando con todos los costos económicos acarreados por la cuarentena de más de 300 días, es que surge y cae por propio peso el compromiso de incentivar la actividad productiva, profesional y comercial.

Le corresponde a la dirigencia incentivar o premiar o facilitar, al menos por esta vez, y poner allí el foco de sus prioridades, aún si para ello tuvieran que pelear con los de arriba o los de abajo o los del costado.

La previa a ésta temporada de verano es la ocasión para demostrarlo y sería bueno que así lo entiendan, que entonces lo demuestren con hechos y desde ya -si los hubiera- decidan democratizar los incentivos.

EDITORIAL del 12 Ago 2021: Utopìa electoral.

Todo el abanico de la política partidaria ya està en campaña.
Cada dos años se larga y desarrolla esta carrera -aparentemente controvertida- en nuestra Argentina. Por ahora el punto de controversia, en vista a los resultados que vienen dàndose, sería entre una forma de mala praxis y otra en apariencia diferentes.
Un baile de disfraces que empuja hacia su órbita a toda la sociedad, dejàndola obligada a estar eligiendo entre el blanco y el negro. Un yin y yang que mas que opuestos resultan complementarios. No solo el oro, los recursos y el dinero sino que se han fugado por el horizonte de la credibilidad todos los colores del arco iris junto a sus derivados, como asì también nuestra paz presente y de futuro.
Da la sensación de que se ha muerto la confianza.
En cambio, surgiria la esperanza si alguna vez los argumentos y las verdaderas intenciónes de campaña fueran fundados en que la prioridad de proponer planes (inteligentes, reales y posibles) para una gestión de gobierno tendiente al verdadero bienestar de la sociedad.
Que por una vez, en principio, la competencia entre los diferentes espaciòs polìticos se diera en el marco de exponer cada uno su propuesta y a los efectos de que los votantes pudieran evaluar cuàl es la que prefieren.
Lo necesario y lo ideal, no en cambio la recurrente mentira y la mala praxis naturalizada, serìa que cada sector partidario difundiera algo que demuestre que han venido estudiando la temàtica, el mètodo y la estrategia que estiman conveniente presentar. La sociedad asì podria dedicarse a pensarlo en vez de continuar, como hasta ahora, intentando a ciegas guiarse por la intuiciòn o por los fanatismos a partir de los sonrientes y camaleònicos rostros que eligen ir mostrandonos los diferentes candidatos.
Estaría bueno convencernos de que merecemos ya mismo encontrar el camino de las ideas y del debate de propuestas sin tener que caer, una vez mas, en la creencia del actual ilusionismo personalista, de que hay que hallar una persona con poderes supermànicos, capaz de sacarnos de esta decadencia tan visible como elocuente.
El desafío a plantear por delante es intentar que los argumentos vayan de la mano de lo cierto. Que los dichos, los hechos y las intenciones logren transparententarse los unos en los otros.
Indispensable a esta altura es que cada sector aspirante a conducir representatividad y gestiòn de cada municipio, de cada provincia y de la naciòn, pueda animarse a cambiar la inercia que viene teniendo el modo de vender la campaña, o sea estudiar y luego seducir a la gente dicièndole aquello que tiene ganas de escuchar. Con esta estrategia propagandìstica ha venido dàndose la disputa por el poder en nuestro paìs y tristemente ello se ha traducido en un convencimiento perverso.
La utopía está en intentar revertir este cìrculo vicioso, que por ahora no hizo mas que retroalimentar la mentira, la corrupción y la mala praxis.
Nadie duda que ya està haciendo falta enrocar ésta viciciocidad por una nueva forma conducente hacia la virtuosidad. La esperanza tendrìa entonces que estar fundada en realidades más verdaderas y con menos fracaso condenado de antemano. Capaz pueda darse si la sociedad insiste en considerar el valor que tiene hallar en nuestra capacidad de escuchar ese cambio. Una nueva manera que nos lleve a reconocer la valentìa de los candidatos que se animen en sus propuestas a "decirnos la verdad". Empujarlos asi a salir del camaleonismo, del panquequismo, del macquiavelismo, y con todo ello, del actual descrèdito irreconcialiable.

EDITORIAL: UNA MUERTE INNECESARIA, APARENTEMENTE UN FUSILAMIENTO. (por adrián streit)

Intencional o mala praxis?

Más que diluirse las dudas, se agrandan las certezas sobre los excesos que habrían sido cometidos con la responsabilidad del Estado provincial Chubutense.
A poco tiempo del suceso en que fuerzas de seguridad de la provincia del Chubut dieran muerte de un balazo, en un operativo realizado en la zona de Las Golondrinas a un vecino y poblador històrico de nuestra localidad, además del dolor que arroja en familiares y amigos de la víctima solo queda, y en abundancia, la perplejidad màs que cualquier otro consuelo que pudiera darse desde la justicia.
En anterior nota editorial nos hemos referido, desde ya con fundamentos, a la poca importancia que las autoridades de la Provincia del Chubut le vienen dando a la salud mental y psicológica de su población. Éstos hechos no hacen más que agregar insalubridad colectiva, y lo que aún es peor, propiciarla desde el Estado.
Por lo que se ha conocido hasta la fecha acerca de estos sucesos, se ha recurrido a un grupo de "Fuerzas de seguridad especializadas" a efectos de controlar una situación en donde había un vecino armado dando disparos al aire o con la posibilidad de hacerlo ya que, por los dichos, hubo vecinos que habían dado cuenta de ello y de que se trataba de una persona medicada psiquiátricamente.
Todo indicaría que un escuadrón o grupo entrenado para situaciones especiales debía haber controlado fácilmente esta situación que por otra parte, viéndola en retrospectiva y con los elementos que da el correr del tiempo, nada indica que haya sido una situación inmanejable o de riesgos ingobernables para un grupo entrenado supuestamente para resolver eventos de inseguridad de mayor complejidad.
Para nuestra población, de manera natural e instantánea ante estos hechos, cae de maduro la idea de abuso de autoridad o terrorismo de Estado. En el mejor de los casos inoperancia y mala praxis.
Esto indica que a quienes deberían protegernos se hace imposible no temerles, sin dejar de ver la inseguridad que causa estar infiriendo que ante una potencial situación de amenaza que pudiera requerir fuerzas de seguridad confiables, entrenadas y preparadas, apenas tenemos esto.

EDITORIAL : FUNCIONARIOS MÁS PELIGROSOS QUE LA PANDEMIA

"LAS FUERTES Y CONSTANTES DUDAS QUE RECAEN SOBRE LAS POLÍTICAS CHUBUTENSES ATENTAN CONTRA LA SALUD PSICOLÓGICA DE TODA SU POBLACIÓN"

Son más que tremendas las dudas que existen recayendo sobre los gobernantes Chubutenses debido a sus actuaciones yendo y viniendo por encima de los deseos de sus representados.

Insòlitamente años atrás el origen del gran incendio de Cholila destruyendo fauna y flora fue oficial y ligeramente explicado como que un rayo (en un día de verano con sol ¡?) fuera la causa del inicio. Hasta la fecha de hoy no existieron mas explicaciones, ni se dio a la luz ni al conocimiento público algún trabajo de investigación al respecto por parte de las autoridades chubutenses. Queda pensar que se tapó o no hubo interés en dar respuestas a la población acerca de todas las preguntas que en su momento quedaron fuertemente planteadas.

Ahora (y antes) la minería no querida, explicado por la gente hasta el hartazgo, o el tránsito de Chemtrails diseminando partìculas tòxicas y probablemente inflamables por los cielos cordilleranos (y de todo el país), la variedad de incendios devastadores en cada verano, los trajines económicos y financieros retrasando cobros de sueldos, etc etc. Todo sin responsables, todo sin explicaciones transparentes, todo sin muestras de deseos de investigación, y todo coincidentemente en contra de la madre naturaleza, de la paz social y obviamente de los deseos de la gente.

Son muchos los puntos en consonancia con la negativa de los funcionarios chubutenses a darle y asegurarle el derecho constitucional a un pueblo que solo quiere saber de qué se trata. Dar paz, dar tranquilidad para el presente y para el futuro pareceria no figurar en la agenda de las polìticas oficiales.

Dada esta congruencia recurrente solo queda pensar e inferir dos cosas: Una es que la desidia o irresponsabilidad del gobierno de Chubut es enorme, y la otra es que hay oscuros intereses detrás de tales ocultamientos y falta de respuestas. Cabe señalar que suponer la complicidad del gobierno nacional cae de maduro ya sea por inoperancia o por mala praxis o probablemente por estar motivada en los mismos intereses.

En definitiva no es descabellado sino al contrario entender que la constante exposición a reclamos, a pedidos de informes, a desgastantes asambleas populares, a cortes de ruta u otra clase de medidas, por las cuáles el pueblo pide ser escuchado y tenidoen cuenta, no es más que un atentado contra la salud mental y sicológica de la población chubutense como así de toda la región.

La vorágine de un capitalismo subdesarrollado se demuestra cuando, como en este caso, sirviendo a intereses egoístas de políticos y funcionarios termina atentando no solo a la salud ambiental de este rincón del planeta sino también al bienestar emocional y físico de toda su población. Pensar, reflexionar y desterrar egoísmos puede ser la tarea para el hogar; si Dios quiere, que se lleven nuestros gobernantes en esta pandemia, de lo contrario el futuro cobrarà -tal cual lo está haciendo el presente- su cuenta en salud, en crecimiento y en atraso.

EDITORIAL: El Covid y las creencias vs la ciencia:

El Covid y las creencias vs la ciencia: “El desafío de encontrar una integración en esta grieta”... (por Adriàn Streit)

Comarca Andina, Esquel y Bariloche se han ido caracterizando, desde 35 años a esta parte, por la pujanza y la instalación de las terapias alternativas dentro del modo de vida de muchas personas que fueron decidiendo vivir en esta región. Un sistema de pensamiento y creencias que pudo animarse a romper con el endiosamiento de la ciencia pero que a la vez muy a menudo se torna más desafiante que integrador.

Como en todo fenómeno de cambio de paradigma se hace inevitable lo pendular. Viniendo el péndulo de golpear muy fuerte hacia un lado se torna imposible evitar el golpe fuerte hacia el otro.

Encontrar un punto medio equilibrado e integrador se convierte en un desafío en donde se torna crucial el trabajo del tiempo por sí mismo como así un repaso por todas las aristas y connotaciones que nos han traído tantos años de una cultura en donde la palabra ciencia ha sido progresivamente vinculada a lo supremo, a lo intocable, a lo indiscutible e incuestionable. Un fenómeno que por años viene sucediendo es que a cualquier idea, que no cuente con el apoyo científico y sus estipulados estándares, se la considera como mínimo una superstición.

Ahora vemos como se ha profundizado esta grieta (muy marcada en nuestra región dada su composición sociocultural) entre la medicina científica y la medicina alternativa. Se fue potenciando ante la incertidumbre asociada al temor por una enfermedad sin cura cierta, que obviamente conlleva un estado de conmoción mundial, ante el miedo a la muerte.

Desde ya que todos los análisis iniciales, cuando nos fuimos dando cuenta que este virus llamó a la puerta de la humanidad, pasaron a un quinto y a un enésimo plano.

Las múltiples elucubraciones giraban (y giran) en que si al virus lo lanzaron los chinos para quedarse con la supremacía del poder mundial, o que fueron los megamillonarios del mundo para reducir la humanidad y así quedarse con mayor poder y con todos los recursos naturales o a su plena disposición, o si Bill Gates experimentando o aplicando su tecnología junto a Soros y a poderosos magnates árabes pretenden instalar un chip en cada ser humano para lograr definitivamente controlarlos y manejarlos, o estos virus multifacéticos y mutantes fueron creados sinteticamente por los laboratorios para vender vacunas etc. En fin.....

Cae de maduro que frente a tanta muerte, a tanta vulnerabilidad y pobreza que nos ha traído este virus, ya no nos queda la chance de seguir esquivando la integración entre todo el arco de conocimientos y avances tanto científicos como alternativos y aliarnos en una lucha mancomunada.

Todos los disparos al aire terminan siendo solo un estruendo, un malgasto en pólvora y municiones, que además de distraer nuestra atención en la idea fantasiosa e infantil de que algo estamos pudiendo hacer, solo nos pone más en riesgo pues todas esas municiones, lanzadas al aire en algún momento, caen. No sea cosa que nos terminen cayendo a nosotros mismos.
Cuanto antes lo comprendamos mejor.

Editorial: CANNABIS A GRITOS, SU LEY E INJUSTICIAS (por Adrian Streit)

Intereses o desidia.... ? ? ?

¿Que hay detrás de la no reglamentación de la ley que habilita los usos medicinales del Cannabis?

Parecería que, por temor, nadie lo pudiera decir con todas las letras. Tal vez ello se da por simple acostumbramiento a la represión y al acoso subrepticio del Estado. Asi los gobiernos de turno suman otra manera para lograr mantener el control de la población.
Si bien la ley 27350 habilita el uso medicinal de Cannabis, aún los legisladores están en falta (y no en cambio la ciudadanía) pues no han puesto en marcha su reglamentación, lo cual desde ya promueve incertidumbres, criminalización y tantos otros innumerables inconvenientes.
Por otra parte ya es indicutible la cantidad de aplicaciones beneficiosas que da esta planta (quien dude puede investigar por intermedio de la bibliografia y estudios al alcance de todos via web o en las variadas publicaciones).
Admitimos y enfatizamos el uso medicinal por cuanto aliviar cuestiones de salud, pero sin embargo hablar de uso recreativo podría encender todas las señales de alarma como si ello fuese el mismisimo cuco. "Recrearse es visto por los argentinos como algo digno de ser castigado, en cambio enfermarse no".
Al Diclo- Fernet nadie le teme y mucho menos a las anabólicas y estimulantes bebidas de expendio libre en cada kiosco o supermercado. Tampoco se cuestiona la compulsiva indicación médica que se viene dando acerca de las pastillitas que quitan el estres o se utilizan para facilitar el sueño, engordando así la facturacion de los laboratorios.
Inferir qué hay detrás de la agónica espera para que por fin se nos otorgue legal y transparentemente a los ciudadanos un derecho que nos es propio, merecido, digno y natural, es algo más que nos sumerge a pensar en mundos y posibilidades tan descabelladas como probables.
Lo terrible es el contraste que hay entre este supuesto y exagerado cuidado de la población y la desmesurada exigencia de la clase dirigente para con los contribuyentes. No preocupa ni conmueve que la gente deba postergarse y desangrarse para pagar impuestos con sus esfuerzos. Mientras, el estres que tanta exigencia produce, se va diluyendo en un barril sin fondo que resulta de un Estado que por un lado dice que nos cuida pero por el otro, mediante su deficit, corrupcion e ineficiencia, pone en riesgo no solo nuestra salud sino tambien la de las proximas generaciones.
Tal vez se busca, con la no reglamentación para el uso legal del Cannabis, mantener a la ciudadanía en zonas grises. En cualquier momento podría ser criminalizado todo aquel que por alguna razón fuera conveniente, según el lado de la biblioteca que a discreción sirva utilizarse en cada caso.
Importante para "El Poder" y la intencional labilidad de la justicia contar con los famosos 2 lados de la biblioteca del que se dispone a la hora de tomar una decisión judicial que se ajuste a los obsoletos y grotescos intereses del actual statu quo.
Otra posibilidad es que la no reglamentación de esta ley -ya vigente- se produzca de hecho por simple desidia y por el abandono o el ninguneo acentuado de la centralidad que debería tener por delante el interés ciudadano y no en cambio los privilegios y los abultados sueldos de todo el aparato estatal de los 3 poderes.
Atrasa y nos reduce al bananerismo y al trauma colectivo el hecho que aún aceptemos permitir que nuestra juventud se encuentre en manos de los patrocinadores de un oscuro futuro previsible. Antes por la dictadura criminal y ahora a causa de una discutible democracia desfinanciada e infinanciable, evidenciada de decadencia.

Editorial ¿Qué reflejan los incendios? (por Adrián Streit)

"Entre 7 mil y 10mil hectàreas"

Es inmedible desde el punto de vista ambiental el alcance y la magnitud de la catástrofe de este verano 2021. Gran daño al medioambiente a causa del incendio iniciado en un fuego mal apagado, ocurrido en un lote ubicado al borde de un barrio en zona cercana de Cuesta de Ternero e implicando grandes superficies en diferentes zonas boscosas de El Bolsón.

El diario del el lunes siempre nos empuja a ver qué cosas se podrían haber hecho para prevenir que esto no suceda. Terminaríamos por ver que la mejor forma de combatir un incendio forestal sería que el mismo nunca se iniciarse, o de resultar que igualmente se produjera entonces detectarlo rápidamente y apagarlo dentro de la primer media hora. Sería lo ideal, aunque no fue lo que sucedió.

Cuando comienza un incendio forestal en pleno verano seco sin lluvia comienza a generarse algo que seguramente tendrá características de incontrolable.

Cada uno en sus pensamientos ensaya diferentes formas de cómo se pudría haber hecho para impedir tanto desastre. A la vez nos angustiamos y nos llenamos de impotencia cuando ponemos el ojo en los recursos económicos que hacen falta para enfrentar un incendio forestal. Sin duda, ante la impotencia, empezamos a ver con claridad todas las maniobras económicas o financieras que podrían haberse realizado con más eficiencia desde el Estado para disponer de más recursos humanos y mejores elementos. Evidentemente lo que hay no alcanza.

¿Por qué un lote ubicado pegado a un bosque no tiene una calle cortafuego en su perímetro?

¿Cuál es el mundo en que vivimos en donde una sola persona puede –con o sin intención- apretar un botón y que en consecuencia volemos todos por el aire?

¿Qué hacemos, además de pagar sueldos, con los fondos resultantes de los impuestos que pagamos cada día, cada segundo y hasta en la yerba?

¿Cuál es el lugar que este mundo, esta sociedad y finalmente quiénes vivimos en La Comarca Andina destinamos al medioambiente, cuando en realidad –entre otras cosas no tenidas en cuenta- tampoco estamos aplicando alguna política seria de planificación territorial a largo plazo?

La pregunta puede tener varias respuestas pero finalmente los hechos de la realidad tendran la ùltima palabra.

Editorial (por Adriàn Streit) "Para muestra no hace falta un botón sino una estampilla"

¿Por qué no progresamos?

La sociedad argentina en su conjunto no está pudiendo resolver el gran enigma que es ¿cómo es que cada vez nos hundimos más? y que por otra parte esta pregunta es visiblemente recurrente.

Cuántas veces lo mismo y cuántas veces repetimos este tema de que un país tan rico, que con petróleo, que con que somos granero del mundo, que con talento y grandes cerebros que solemos exportar, que el campo con las vacas su la leche y todo esto que aunque es visiblemente cierto ya nos parece verso , en fin.

Sin embargo el progreso no llega!... Unos que lo pretenden con Peròn y otros con la revolución del proletariado como así otros con la cuestión del libre mercado y el mundo financiero con sus inversiones que no llegan, etc.

Nos expresamos, imaginamos o pretendemos solucionarlo desde una corriente filosófica o sino desde otra totalmente incompatible. Una es la de los buenos y otra es la de los malos. Los buenos somos nosotros o los que piensan como uno y los malos son los otros (los del orto) que cuestionan o condenan a quiénes piensan de la otra manera.

El mundo de la actividad privada teniendo que bancar a la ineficiencia del Estado y el Estado y sus reparticiones quejándose de la evasión y que los impuestos que reciben para financiarse no alcanza entonces se imprime y se genera flojera de nuestra moneda.

Quiénes que, por medio de la democracia y por el mecanismo de las elecciones son elegidos para resolver, encausar y darnos un marco que lleve a bienestar, no lo están logrando sino que al contrario y es más que obvio o cae de maduro. Pero no se nos ocurre que capaz podríamos empezar por dar solución a las pequeñas cosas de cada día o sea ir de a poquito revirtiendo desde lo simple de resolver.

Al dirigirnos por trámites hacia alguna repartición del Estado nos vamos dando cuenta de cuántos pasos de más e innecesarios vamos teniendo que sortear como si fueran campos minados destinados a complicarnos la vida.

Algunas situaciones que se producen y nos frustran serian la muestra que deberíamos comenzar por ver ya que son muy sencillas de solucionar. Con ello capaz retomar un círculo virtuoso (si es que alguna vez haya existido) que nos vaya alejando del actual que es viciosamente de boicot, es decir sacarnos del agujero en que sin parar venimos cayendo en picada vertiginosa.

¿Quien no ha ido a realizar un trámite en donde al llegar por fin el día y a la hora en que en tal o cual repartición nos atienden y que por fin uno ha logrado tener encima la documentación necesaria? Es ahí precisamente cuando nos encontramos con el empleado que nos pregunta “trajo la estampilla”??? .. Eso es tremendo y significa bajón total, que capaz haya que ir al banco corriendo a ver si aún está abierto y si al volver a la repartición con la estampilla en mano sigue abierta o nos piden alguna otra cosita. Para muestra solo una estampilla y por esto mismo es que nos preguntamos ¿como es que podemos pretender que nuestros funcionarios resuelvan los grandes problemas si ni siquiera se han planteado resolver semejante pavada que para la gente no deja de ser una complicación mas agregada a nuestro día a día?

Editorial (por Adrián Streit) Nuevo proverbio chino "El reconocimiento de lo injusto"

Un año particular en donde el ataque de la pandemia puso a todos bajo la lupa, la propia cuando uno quiere aprovecharlo para verse a sí mismo y la ajena cuando quiénes solo saben mirar al otro para enjuiciarlo y justamente evitar reconocerse en sus falencias.

Cada país y cada sociedad habrá respondido según sus maneras, con sus cualidades y con sus mecanismos de supervivencia, pero estoy seguro que en nuestro caso no faltaron nuestras recurrencias.

Los funcionarios del Estado “para cuidarnos” dando órdenes de quiénes podían trabajar y quienes no pero a la vez cobrando todos los meses sus sueldos enteritos mientras iban bien aplaudidos brindando sueldo completo a todos los empleados públicos (quizás por cálculos electoralistas o tal vez por empatía y sensibilidad humanitaria).

Exigiendo desde el gobierno el esfuerzo de los incomprendidos de siempre o sea de quienes ejercen la actividad privada que por cierto además de no poder trabajar se vieron obligados a pagar impuestos apabullada y perplejamente (ni siquiera eso se le pudo eximir) .

Cuidarnos no quedaba a voluntad de cada uno sino que estaban las fuerzas policiales y las multas en custodia de que esas medidas se cumpliesen. O sea que nuestras autoridades, mientras manejan nuestros recursos y nuestras libertades, exigen que nosotros confiemos en ellos pues a ellos ¿Quién los vigila?. Por otra parte tan eficientes vienen demostrando ser nuestros gobiernos que de la única forma en que se les puede confiar es por obligación o por masoquismo.

Que los alquileres de los locales comerciales que no trabajaron se hayan seguido cobrando no es tan humillante como que los impuestos se hayan seguido cobrando o , en su defecto, sumando sus importes no abonados a la deuda de quiénes no pudieron hacerlo justamente pues tuvieron su actividad inactiva por haber sido obligados a parar. Por el bien de todos se endeudaron y por el bien de todos inmolados bajo el hachazo de la injusticia.

Este pequeño análisis parece una exageración pero no lo es. Solo ver qué inflación trae y traerá estar imprimiendo cantidades siderales de billetes para bancar que no bajen los sueldos del Estado y menos que bajen los sueldos de los funcionarios políticos y judiciales.

Toda esa carretillada de dinero de juguete da la idea de apoyar una justicia social y realmente no me cabe duda que en muchos casos lo es, mucho más aún cuando a ello se le agregan el ife y todos los planes sociales. Digamos que todo eso es justo pero finalmente este es el planteo:

Si la inflación en este caso supongamos es necesaria pero a la vez es claro que para todos sin excepción no deja de ser un impuesto encubierto, entonces ¿Por qué la actividad privada es obligada a seguir pagando sus impuestos si es que a la vez ya los está pagando con el impuesto inflacionario por encontrarse obligada a solidarizarse con quienes reciben en billetes inflacionados un sueldo por parte del Estado?

Si bien parece una utopía, quizás no lo sea realmente o simplemente se trate de que este sinceramiento pueda alguna vez transformarse en actos de justicia. No cabe duda que al menos corresponde se diera desde el Estado una señal, aunque solo fueran unas palabras, o algún símbolo que vaya en sentido de manifestar un verdadero reconocimiento de lo injusto. No solo brilló por su ausencia sino que a la vez tampoco existió por parte de la planta gobernante algún ejemplo que acompañe.

EDITORIAL (por Adrián Streit) La problemática de la actividad privada

“Los incomprendidos”
Se insiste en intentar que el resto de la sociedad logre empatizar con quienes trabajan por cuenta propia, sin embargo es notable como esta sintonía no llega a darse de manera comprensible y mucho menos a percibirse alguna mínima intención en tal sentido. Quienes cuentan con la certeza cada mes de contar con un sueldo seguro, ya sea bajo o alto, no llegan a consustanciarse con quienes por su cuenta y con su propio capital deben salir a la calle arriesgándose cada día a ganarse el mango.
El riesgo constante propiciado y ocasionado a causa de la impericia y la corrupción de los diferentes gobiernos durante los últimos 40 años fue haciendo cada vez mas vulnerables a quienes trabajan de manera independiente o dependen del trabajo que les ofrezce la actividad privada ya que la misma se encuentra atacada y asechada por las consecuencias de todas las medidas de gobierno que van resultando en su contra a modo de dardos envenenados.
La tenacidad de los emprendedores argentinos muchas veces es de destacar pues el contexto es, hacia ellos, de permanente impedimentos y trabas innumerables, como así la cantidad de impuestos superpuestos que en lo impagables que resultan van generando una cantidad de moratorias y planes de cuotas que terminan impregnando y contaminando dramáticamente la rutina del trabajo diario.
Trabajo que no se hace es trabajo que no se cobra. Día perdido por feriado es día que no se produce y no genera ingresos. Desde ya que no existen las vacaciones pagas ni existe que haya algún tipo de cobertura económica a causa de una enfermedad o alguna cuestión familiar.
En cada huelga y cada paro o cada corte de rutas o calles, que afectan a quienes salen a laburar por su cuenta, se trata de consustanciarlos para lograr apoyo en sus reclamos, sin embargo el sector privado y de trabajadores independientes no parece notar ser comprendido pues en ninguno de todos los reclamos estatales -ni en la fuerza de sus gremios- se ha visto incluida la petición de baja de impuestos y trabas que van surgiendo en cada recoveco de trámites que deben realizar quiénes no cuentan con la bendición, el monopolio de la fuerza y la imposición del Estado.
Yo creo que el desafío más allá de la famosa y supuesta grieta partidaria e ideológica, es encontrar caminos de convergencia y empatía entre los diferentes sectores de la sociedad, hoy verdaderamente “agrietados” por las diferencias contrastantes entre la seguridad que arroja el paraguas del Estado y la inseguridad que amenaza constantemente a quiénes perciben a el Estado, y a las medidas que se van tomando, como agresiones permanentes que se van sumando para embarrarles aún más su porvenir y perspectivas.
La gran pregunta es si a futuro podrá darse, al madurar resignando sus egoísmos y ambiciones nuestros gobernantes, presenciar el comienzo de un camino que tienda a reparar todas y tantas injusticias que una tras otra van cayendo sobre el lomo de tantos argentinos que salen cada día a ganarse el mango para vivir contra viento y marea.